viernes, 16 de diciembre de 2011

La sumisa sola.- Anexo 1

He recibido dos comentarios sobre el último artículo de mi serie de “La sumisa sola” en correo privado. Ambos me han provocado algunas reflexiones y, por lo tanto, he pensado en hacer un breve comentario a mis dos notas finales sobre este tema.
Uno de los emails que recibí, una sumisa me sugería que mi último artículo de la serie parecía estar escrito con demasiada rapidez y sin la suficiente consideración. Pensé bastante sobre este comentario, preguntándome a mi mismo si la remitente estaba en lo cierto.
Es verdad que yo listé esas cosas sabiendo que serían las salidas más disponibles para la expresión de la naturaleza femenina de una sumisa. Pero en posteriores reflexiones, me pregunté a mí mismo si, tal vez, había otra capa más profunda que examinar.
Esto me llevó a preguntarme sobre el espíritu, o tal vez, la espiritualidad de la mujer sumisa. Teniendo en cuenta mi propia experiencia como Dominante, parece obvio que la relación D/s proporciona a la sumisa un nivel de satisfacción que es difícil, si no imposible, conseguir de otra manera (con la posible excepción del servicio religioso e incluso, dado el caso, este sería diferente). Si este es el caso, entonces se deduce que no puede haber ningún sustituto para una relación de este estilo de vida para una sumisa con experiencia.
En pocas palabras, ya sea que encuentre una relación, o que probablemente ella  sufra un aumento de desequilibrio emocional. El proceso de encontrar una pareja es un tópico para otro artículo de este blog. Intentaré enfocarlo en la gestión del sufrimiento.
El budismo enseña que la vida se llena con archivos y estos archivos son el dolor. Por esto, creo que es inevitable que formemos vínculos en nuestras vidas y el enlace a estos vínculos, más tarde o más temprano, se romperán. Cuando se rompen, existe el dolor.
Por lo tanto, la primera lección en la gestión del sufrimiento de la sumisa sola es el reconocimiento de que habrá dolor. Más tarde o más temprano, la relación terminará y no se podrá hacer nada al respecto. Creo que la aceptación de este principio básico pudiera ayudar a preparar a la sumisa para lo inevitable y, por lo tanto, más correctamente ajustado a sus expectativas.
¿Son duraderas algunas relaciones D/s? Estoy completamente seguro que lo son. Algunos dominantes se enamoran de su sumisa, se casan con ella y pasan el resto de sus días con ellas. Tal vez existan otras donde la sumisa se una a una existente pareja D/s como una segunda sumisa y esta relación podría durar muchos, muchos años. Pero, muchas relaciones de la D/s, por desgracia, son mucho más temporales.
Hay una frase muy común en muchas sumisas, que se ha convertido muy típica entre las mismas y que es cómo ellas están esperando al “Único”. Este es su Amor y su Amo, el cual verá lo sumisa y esclava que ella es, la escogerá para él y la conservará para siempre. Algunas mujeres se obsesionan tanto con esta idea, que cada nuevo dominante que llega a su vida, se convierte en ese “Único” potencial. Cuando resulta que no es el caso (como la mayoría de las veces sucede), se sienten terriblemente decepcionadas. Es verdad que, algunas mujeres encuentran al “Único”, pero según mi experiencia, no hay nada más que hacer. Tal vez, al aprender esto también ayudará a determinar sus propias expectativas.
Además, creo que una sumisa debe ser prudente al considerar su salud, edad, economía y otros atributos que pudieran hacer más atractivo al dominante. Si una sumisa se obsesiona por intentar encontrar al dominante correcto, debe comprender lo que ella tiene que ofrecer y dentro de qué contexto, determinar lo que pueda considerar mejor para sus intereses. Por ejemplo, una sumisa de 50 años, a pesar de su experiencia, probablemente no sea interesante para un dominante de 30 años y establecer una relación de larga duración.
Por lo tanto, me parece que establecer expectativas es fundamental para controlar el grado de dolor que la sumisa va a sufrir. Ella puede llenar su tiempo con algunas de las actividades que he mencionado en mi último blog, pero como he dicho, es poco probable que algunas de estas actividades puedan reemplazar realmente la profunda espiritualidad de estar a los pies de un dominante. Ella debe aceptar esto.
Recientemente, una mujer con la que yo tuve una relación una vez, se vió implicada en un interesante proyecto de entrenamiento de un dominante. Este compañero era muy nuevo en este estilo de vida y realmente no sabía cómo manejar a una sumisa. Ella firmó un contrato de seis meses con un hombre, acordando ser su sumisa, y que le enseñara el bondage. En muchos sentidos, funcionó muy bien. Él aprendió mucho y ella se sintió muy satisfecha, no solamente de hacer un excelente trabajo, sino también la dio la oportunidad de sentir el espíritu de la D/s que ella tanto estaba deseando. Por supuesto, el final fue bastante dificultoso, como era de esperar, pues a pesar de todo, durante aquel período de seis meses, las cosas fueron bien.
Tal vez, ¿tiene la sumisa experimentada un rol que desempeñar en el desarrollo de los dominantes nuevos? Puedo decirte que, como dominante, intentar entrenar a otro es todo un desafío. En esta situación, los hombres, con frecuencia, no quieren aprender de otros hombres. Pero, pero aprenden de una mujer.
Tal vez, algunas mujeres sumisas emprendedoras podrían asumir el reto y empezar  una página web con la intención de vincular a las sumisas solas con los nuevos hombres dominantes emergentes. Es una interesante idea, ¿no?
Sin embargo, no importa cómo lo examine, no hay respuestas fáciles para la sumisa sola. En el análisis final, tal vez todo lo que yo puedo ofrecer es que el grado en el que ella elige sufrir será de su propia incumbencia. Ella debe estar preparada en su corazón para aceptar que nunca encontrará a su “Dominante”. Sin embargo, al mismo tiempo, debe estar preparada para probar y buscar parejas con las que interactuar, incluso aunque ella sabe que las relaciones no puedan ser exactamente lo que ella esté buscando. Sin embargo, ella intentará encontrar que merece la pena por la oportunidad de experimentar la D/s dinámica.
Ella debe tener cuidado, por supuesto, y proteger su corazón. La mejor relación D/s lleva mucho tiempo en desarrollarse. La relación de este tipo duradera no se desarrolla nunca con rapidez. La sumisa experimentada es consciente de este hecho y debe intentar protegerse de ser emocionalmente demasiado vulnerable al principio de la relación. Esto será un desafío para ella, puesto que su naturaleza es de darlo todo y, por consiguiente no debe tener prisa.
Y cuando la relación termina, como la mayoría de ellas, creo que es importante para la sumisa centrarse en lo positivo más que en lo negativo. Con esto, quiero decir, para conservar los buenos recuerdos, los eventos positivos, los tiempos felices, y dejar que se olviden los momentos negativos en cuanto antes. Al hacer esto, ella construye un almacén de recuerdos maravillosos que pueden ser agradables para los períodos en que ella esté sola.
Hummmm…esto ha sido mucho más largo de lo que yo tenía en mente, creo que contestaré a los comentarios públicos en otra entrada.

6 comentarios:

  1. Buenos días, que interesante es lo que UD plantea en esta entrada, descarnado pero veraz una realidad que hay que aceptar cueste lo cueste.
    Me interpreta de sobremanera.
    Quisiera si Ud tiene a bien, extraer algunos párrafos para llevarlo a mi blog.
    Saludos
    carmesí

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, carmesí:

    Solo he reflejado la situación real de una sumisa mayor, de acuerdo con mi experiencia de hombre Dominante. Leo con frecuencia tu blog y conozco un poco tu trayectoria vital como sumisa.

    Tienes mi beneplácito para reproducir los textos que quieras en tu blog. Es un halago para mí.

    Feliz fin de semana

    Ben Alí

    ResponderEliminar
  3. FELIZ NATAL!!!!

    Cheio de paz, harmonia e confraternização!

    É o que desejamos...

    Abraços cordiais e Beijos carinhosos,

    JUN ZURIK e ÍsisdoJUN

    ResponderEliminar
  4. El tiempo me ha enseñado que necesito perdonar a las personas buenas que han tendido tienen y tendrán un hueco en mi corazón aunque me hallan herido.

    El tiempo, me ha enseñado que el daño se supera más fácilmente cuando entiendes y aceptas los errores y defectos de la persona que te dañó , por que a esa persona la aprecias aunque solo sea por el mero hecho de vínculos con los que conociste perfectamente las numerosas virtudes que
    tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, difusa:

      He leído con atención tu comentario y me has confirmado que la grandeza del corazón humano existe. No se puede caminar por la vida con el corazón saturado de odio…

      No sé nada de tu vida, pero sospecho que la vida no te dará la espalda…

      Feliz día

      Eliminar