viernes, 22 de septiembre de 2017

Uvas

Cuando entramos, el vagón restaurante del tren estaba bastante lleno. Una pareja joven hace un gesto para que nos uniéramos a su mesa y ella me mira para que lo apruebe. Sin otros asientos disponibles aparentes, asiento con la cabeza y nos unimos a ellos. Sostengo el respaldo de su silla para ella se siente. Luego, me siento a su lado. Las presentaciones de rigor se hacen alrededor de la mesa y pido una botella de vino al sumiller sin consultar la carta.

Al colocar la servilleta en su regazo, digo:

“He olvidado el pañuelo cuadrado de mi chaqueta.”

Entonces, me inclino para susurrarle en su oído: “Dame tus bragas.” Baja sus ojos y trata de pensar en la manera de hacerlo con la mínima atención. Mi mano aprieta con fuerza su muslo. No me gusta su duda. Aspira, pone una mano sobre la mesa y levanta su culo ligeramente, tratando de deslizarlas sutilmente sobre sus nalgas con la otra mano. La mujer joven que está frente a ella, la mira con curiosidad, mientras cambia de postura en su asiento. Me involucro en una breve charla con el hombre joven.

A medida que la arrastra por sus muslos, se lleva la servilleta a la boca, dobla las esquinas, luego la coloca sobre su regazo, levanta su vestido y tira de sus bragas hacia adelante. Unos movimientos más y están en sus rodillas. Otros más, y llegan a sus tobillos. Desplazando un tobillo hacia un lado, lo levanta hasta tu mano con la pierna. Mira para encontrar a la mujer observándola, ahora intencionadamente, sonriendo, y ella, preguntándose a sí misma lo que ella está pensando.

Mi voz le devuelve la atención.

“¿Te he dado un cuadrado de bolsillo?”

“Sí,” ella dice, colocando sus bragas en mi regazo. Sonrío, las dobla cuidadosamente con una mano y las guardo en el bolsillo de mi chaqueta. El hombre no parece notar nada, pero la sonrisa de la mujer aparenta saber.

“Yo también.”

La cena y el vino son servidos. Un surtido de quesos y un racimo de uvas variadas acompañan la comida. Sin llamar la atención, oberva que coloco las uvas en mi regazo, sobre mi servilleta.

Selecciono una uva bastante grande y la cojo con mi dedo pulgar y el índice y la introduzco en la copa de vino. Agitándola, mi mano se mueve bajo su servilleta y mis dedos levantan su vestido hasta sus muslos. Mientras mis dedos se dirigen hacia su coño y la sensación de su apertura,

Ella contiene el jadeo, mientras mis dedos se mueven hacia su coño y la sensación de su apertura, empiezo a meter la uva adentro. Al principio, hace frío, hasta que su cuerpo la calienta lentamente.

Ella me mira para preguntarme, pero sigo hablando con nuestra compañía, como si nada estuviera sucediendo. Cuando ella vuelves su atención a lo que estamos charlando, me ve quitar otra uva del racimo. Una sonrisa leve, casi imperceptible, se esconde en la esquina de mis labios. Mi mano se desliza de nuevo bajo su servilleta y otra uva se desliza dentro de su vagina. Las puntas de mis dedos rozan su clítoris antes de volver a mi regazo. Con mi otra mano, bebo vino y sonrío.

A medida que avanza la comida, esto se repite más de una docena de veces. Con cada uva, ella se siente más llena. Con cada uva, incordio a su clítoris un poco más. Cada vez que ella cambia de postura en la silla, existe esta atractiva inducción de su deseo, desde mi  presencia dentro de ella, un abanico de ese fuego lujurioso al sur de su estómago. Incluso, cuando está quieta, la presión es constante, inflexible, solicitando sus antojos. Su coño está húmedo – muy húmedo – de la estimulación constante. Se siente, como si estuviera sentada en un charco, puramente de su propia fabricación. Cuando la comida ha terminado, sin duda, su silla se alejará de su condición desenfrenada. Ella se preguntará, si alguien puede ver lo mucho que ha estado excitada. ¿Parece estar ruborizada? ¿Lo sabe la pareja que estaba sentada a su lado? La zona alrededor de la mesa debe oler, por este tema como su sexo.

Finalmente, la comida ha terminado. La joven pareja se levanta, y nosotros también. Ella se levanta con mucho cuidado. Ha pasado casi una hora y sus rodillas se sienten débiles. Coloca la servilleta en el sitio mojado de la silla. Aparento que no puedo borrar la sonrisa de mi cara, mientras le ofrezco mi brazo para estabilizarse.

“Volvamos a nuestro vagón para dormir,” le digo. Y luego, con una sonrisa de gato de Cheshire, agrego: “Tengo un deseo repentino de comer más uvas.”

Y la mujer joven, que estaba a su lado, dice: “Hágalo.”


martes, 19 de septiembre de 2017

Mi palabra y mi visión

Serás feliz de estar a mi servicio. Estarás atada, pero nunca te habrás sentido tan libre. Recibirás azotes y te sentirás como una guerrera, por ser capaz de recibir tantos. Hablarás mansamente y con mucho respeto, pero tu presencia rugirá como un león, que será escuchado por muchos.

La calma será mi mano en tu garganta y mi voluntad, envolviéndote a tu alrededor, ahogando la duda fuera de tu mente y dejando que tu sumisión crezca más y más.

Sentirás la amabilidad, incluso, en los intercambios más intensos, por eso, sonreirás con cada marca dejada detrás, en tu cuerpo.

Al hacerlo así, me ganaré y guardaré tu confianza. Me apropiaré de tu servicio y encontrarás consuelo en mi dominación.

Cultivaremos y crearemos momentos tan ricos en propósitos y pasión, que el sabor de nuestros cuerpos colisionando, se quedará en nuestros pensamientos, mucho después de que cada momento termine.

Esa es mi palabra, esa es mi visión.