martes, 23 de octubre de 2012

¿Cómo refleja la sumisa la energía de su Dominante? - Parte 1


Hablando no hace mucho con una sumisa, me comentó que leyendo algunos de mis artículos, había leído algo sobre “…cómo repercutía en la vida de una mujer sumisa la influencia de su dominante.” Y le dije que intentaría explicárselo aquí.

Posteriormente, me hizo la siguiente pregunta:

“¿Podría explicarme con más detalle lo que usted quiere decir cuando expresa que la sumisa refleja la energía de su dominante? ¿Cómo sucede esto, por favor? ¿Cómo puede decir que lo ha hecho? ¿Es algo que una hace conscientemente? Tengo miedo de caer en el segundo de los tres grupos que usted ha delineado, lo que hace que me confunda. Le agradecería que me lo aclarase, por favor.”

Gracias por su pregunta.

Me gustaría tener una respuesta sencilla o, de hecho, cualquier respuesta que pudiera tener algún sentido concreto, pero no la tengo. Por lo tanto, intentaré contestar a su pregunta usando mis experiencias personales con una cierta dosis de conjetura.

A lo largo de los años, me he dado cuenta que, si soy atraído por una mujer, entonces es, casi una certeza, de que ella es sumisa por naturaleza. He tenido uno o dos pequeños errores (y uno de ellos, bastante grande), pero sobre todo, mis sentidos me han dirigido con sabiduría.

Algunos hombres parecen sentirse atraídos por mujeres de una cierta forma corporal, otros por mujeres de determinados grupos étnicos. Otros hombres parecen ser atraídos por grandes pechos, mientras que otros prefieren un botín bien embalado. A algunos hombres, sólo les gustan la mujer con vestido corto, o con tacones altos o con las uñas de los dedos de los pies pintadas. A otros, pueden gustarles la manera que ella se mueve o la manera que ella habla. Todos estos son obviamente signos abiertos, que significan que es bastante fácil decidir si uno está interesado en una mujer o no. Pero, ¿qué pasa con la sumisión? Esto no es algo que una mujer pueda fácilmente mostrar, como la forma de su cuerpo o una prenda de vestir.

Para complicar aún más las cosas, las mujeres que me han atraído, a menudo, ni siquiera eran conscientes de que ellas tenían una naturaleza sumisa. Al menos, no conscientemente. No estaban haciendo nada abiertamente para atraerme. Y, sin embargo, lo hicieron.

Y para agregar una capa aún más misteriosa de complicidad a este tema, cuando me han preguntado acerca de si estas mujeres se sentían atraídas hacia mí, la mayoría de las veces dijeron que su primera impresión no siempre era positiva. Con frecuencia, me consideraban que era demasiado alto o bajo o poco musculoso o simplemente no era su tipo normal.

Sin embargo, en un lapsus de tiempo relativamente corto, después de su primera impresión (vamos a llamarlo su segunda impresión) se hicieron muy atractivas para mí. Y, para hacer las cosas aún más extrañas, en muchos de los casos, estas mujeres se sintieron muy atraídas por mí, sin habernos visto antes, sin haber visto una foto mía o incluso haber oído mi voz. Y, más de una mujer, se ha sentido atraída por mi solamente  por las palabras que les he escrito en los emails.

¿Quizás, he perseguido a estas mujeres? ¿Las “he cazado” forzándolas con la fuerza de mi poder sobre ellas? Realmente, no, nunca he sido un “cazador” de mujeres. La propia persecución no me interesa mucho.

Muchos hombres y mujeres dicen que ven la “caza/persecución/captura” como parte del proceso romance/seducción muy emocionante y, una vez, que la han cogido (o incluso capturado), se sienten abrumados como pareja. Creo que es, porque este estado del cortejo permite a una parte de la pareja a ser el “cazador” dominante y la otra parte, puede asumir una postura sumisa. Ambas partes disfrutan de la tensión natural erótica que se desarrolla, incluso si solamente están “jugando” en la dinámica de la D/s. Este proceso del juego culmina (generalmente) en una experiencia sexual. Mientras que ambas partes aportan una gran cantidad de seducción en esta interacción, con frecuencia, no lo hacen o no pueden llevar su rol (dominante o sumisa) desde el momento del juego en  tiempo real. Algo les impide de continuar con los roles de su relación Amo/sumisa. Tal vez sea, porque su verdadera naturaleza se revela y sus energías relativas no coinciden y, por lo tanto, cada uno sigue su propio camino. Tal vez sea, porque son renuentes a seguir su camino natural, temerosos de las consecuencias de asumir sus propias naturalezas y, por lo tanto, rompen la incipiente relación. Sé que esto no es aplicable a todos, pero creo que una cantidad importante de ellos, lo tienen en cuenta.

Ahora, ¿dónde estaba yo?

No tengo o, al menos, muy poco interés, en perseguir a las mujeres. Puesto que ellas para mí, no son como una “manada”  (ni me gustaría tenerla) y no puedo decir que tenga ninguna queja.

Por lo tanto, ¿son estas las mujeres que me atrajeron? O, dicho de otra manera, ¿qué veo en ellas que las hacen tan atractivas para mí?

Un detalle más, antes de que se me olvide. Tuve una sumisa que reconocía a otra mujer sumisa mucho más rápidamente que yo y nunca se equivocaba. No se sentía atraída por ellas, ni tampoco las conocía.

Aquella sumisa me dijo que, desde hacía mucho tiempo, cuando yo estaba físicamente cerca de ella, sentía un campo de energía en su entorno personal. Lo describía como una forma oval, rodeándonos a los dos. Ella decía que esa energía la completaba. También me comentaba que, cuando yo me alejaba, sentía como una pérdida tangible. No me hacía mucha gracia esto, puesto que no lo entendía y lo sigo sin entender.

Con el paso de los años, algunas mujeres me han demostrado, en más de una ocasión, que ellas tenían sentidos o intuiciones que yo etiquetaría como de “bruja.” Y creo con firmeza que muchísimas mujeres sumisas tienen también poderes de bruja.

Yo, no. Aunque debo decir que siempre he disfrutado estando cerca de mujeres con estas sensibilidades. Tampoco estoy muy seguro si ese campo energético que mi ex sumisa describía tuviera algo que ver con la D/s o si era más una manifestación de nuestro amor de entonces.

¿Puedo explicar el proceso? No. Sólo sé que existe algo por lo que una mujer sumisa me atrae. Llámese energía, aura o lo que se quiera. Lo veo y lo leo.

Si estoy interesado en una mujer, (y, en verdad, solamente he estado interesado en muy pocas) entonces, normalmente intento una prueba sencilla, como decirle que haga algo o diga algo, o si ella está físicamente presente, pedirle que se posicione de una cierta manera. Observo cómo responde. A través de este enfoque, se puede identificar rápidamente si mi primera impresión fue correcta.

El resto es bastante sencillo.

Así que para responder a su pregunta, desde mi posición personal, una mujer no puede hacer mucho, de una manera u otra, para reflejarme su energía. O me interesa o no, y no habrá mucho que hacer, de una manera u otra, para influir sobre mi decisión.

Por supuesto, me gusta pensar de mi mismo como un dominante bien desarrollado. Todo este proceso se convierte en un gran reto cuando se trata de un hombre dominante que ni siquiera es consciente de su naturaleza, que sospecho que es, mucho más habitual en estos casos.

En realidad, no he respondido a la pregunta todavía. Creo que ahora necesito tomarme un descanso. Te garantizo que terminaré esta respuesta más tarde.

5 comentarios:

  1. esa prueba sencilla, siempre resulta? que pasa si reacciona a la defensiva, se da cuenta?
    puede estar asustada pero atraida también.
    Bueno ya me hice un rollo.
    Que pase un buen día.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Ben Alí, eso que cuenta sobre los poderes de bruja me ha llamado mucho la atención. No puedo darle una explicación de ningún tipo, solo mi sincera opinión, basándome en algo que me ocurre a menudo.

    Percibir la energía de una persona es fácil, aunque complicado también. Todo depende de la persona a la que se quiera "juzgar". Con algunas, se acierta con solo un vistazo y con otras necesitas escucharlas o ver como se comportan. A base de acierto-error y de experiencias no demasiado buenas se logra una "lectura" de cada persona. Pienso que una sumisa puede reconocer a otra sumisa porque habrá aspectos del comportamiento parecidos o iguales entre ellas. En algunos casos serán muchos, en otros pocos. Influyen muchos aspectos (si levanta la cabeza, como se mueve, si habla mucho con otras personas,...), pero es básicamente eso.

    Como siempre, es muy agradable y educativo leerle.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues claro que sí.Conforme más evolucionamos las personas que tenemos inquietudes D/s, más sutiles se hacen nuestras percepciones y más posibilidades "éxito" tenemos al identificar a las personas sumisas o dominantes...

    Gracias, por seguirme, aileen.grey

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a tí por visitarme...

      Feliz día...

      Eliminar