miércoles, 24 de junio de 2015

La invitación

Entra en la oscuridad conmigo. Coge mi mano, deja que te dirija hacia lo desconocido. Déjame llenar tu vacío interior, ese enorme agujero dentro de tí. Sé que anhelas que te oriente. Sé de tu anhelo por el dolor. Tu deseo es ser controlada. Lo quieres, lo necesitas. Estás rota por dentro. Tus ojos están vacíos como un abismo. Coge mi mano tendida. Déjame que te lleve por un nuevo camino. Seré tu luz en la oscuridad. Tus ojos brillarán de nuevo. Sentirás el fuego del deseo dentro de tí. La necesidad de agradar, de buscar un propósito más elevado. Una salida del incómodo mundo que te rodea.
El estrés causado por el libre albedrío es abrumador para tí. La lucha con tu toma de decisiones es tan ardua que anhelas la liberación. Tu vida es caótica y necesitas una estructura. Vas a encontrar la paz y la soledad de la comodidad de saber que todo lo que eres y siempre serás, me pertenece. Vienes a mí como una invitada inesperada, una perfecta desconocida. La esencia de mi dominio llena las ventanas de tu nariz y te das cuenta que soy muy superior a tu mente y virtudes dormidas. Me abres tu corazón y tu mente y replico a todos tus movimientos. Yo seré el aire que respiras, la comida y el agua que consumes, el sol que brilla sobre tu piel, la luna que ilumina el camino en la noche, el GPS que te muestra el camino a casa, la música en tus oídos. Te arrodillarás ante mí, desnuda, vulnerable y expuesta. Despojada de todas tus posesiones mundanas, mirándome con ojos curiosos y me pedirás que entre en tu vida, que entre en tu corazón y que te lleve bajo mi liderazgo. Coloca tu carga a mis pies, ante este altar de carne. Bebe mi sangre y conviértete en uno conmigo.
Arrodíllate ante tu Señor y presenta tu ofrenda. ¿Qué mejor ofrenda que tú? Ven a mí en cuerpo, mente y espíritu y nos embarcaremos en un nuevo viaje. Un destino desconocido para nosotros, pues juntos vamos a encontrar nuestro camino para que nos lleve a cualquier lugar. Déjame ser tu religión. Mis escritos serán tu guía, mis mandamientos tu ley. Yo soy el guardián, el juez y el perseguidor. Sentenciaré de acuerdo con los errores contra los que te comprometes. Mi sentencia será llevada a cabo y serás castigada. Sientes que debes sufrir y sufrirás. Me vas a respetar, me temerás y te dedicarás a mí.
Por encima de todo, me amarás y te trataré siempre como mi preciosa sumisa. El regalo de tu sumisión será mi bendición y serás mi posesión más preciada y te mostraré con orgullo. Estaré muy orgulloso de mi sumisa cuando hagas a tu Amo feliz. Serás recompensada y cuando me desobedezcas o me desagrades, no serás feliz. Te negaré tu placer y te infligiré dolor     y cuando sea condescendiente, abofetearé la sonrisa de tu cara. Al romper mis normas, serás disciplinada. Voy a hacerte daño y te encantará. Sollozarás a través del dolor, pero al final, tus lágrimas serán de alegría.
Te intoxicaré durante los encuentros y te emborracharé de placeres y éxtasis cuando me plazcas. Soy tan cruel como cariñoso y muy amoroso cuando tengo frío. Te educaré. Te voy a romper por completo puesto que ya estas rota, pondré tus frágiles piezas de nuevo juntas y estarás nueva otra vez. Verás el mundo a través de los ojos que nunca has visto antes,  como si un recién nacido abriéndolos por primera vez. Serás moldeada para adaptarte a mí y me reflejarás como la imagen de un espejo y nos complementaremos muy bien.
La parte más difícil es dejarse llevar, pero si coges mi mano, arrojarás tu vieja piel y te transformarás de humana en sumisa. Es tu destino, lo sientes, lo quieres. Abraza la oscuridad y come de este fruto prohibido. Te reto. Solo tienes que entregarte a mí.


6 comentarios:

  1. Es una hermosa declaración ...de ¿amor, o de lujuria?
    creo que de ambas cosas...
    cada vez me sorprende más señor Ben Alí.
    Cindy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto tus conclusiones. No tengo intención de sorprender a nadie sino de expresar lo que me gusta y disfrutar de las palabras..

      Buenas tardes

      Eliminar
  2. wow.

    quien quiera que sea la invitada le deseo mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser cualquiera y nadie a la vez, pero es cierto que siempre hay alguien que motiva cualquier escrito... aunque sea en el mundo onírico de quien lo escribe...

      Feliz tarde

      Eliminar
  3. Saludos Sr. Ben Ali
    Que intensidad con la que invitas y seduces! Me he quedado sin palabras.Toda una transformacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguirme y comentar...

      Feliz tarde...

      Eliminar