miércoles, 19 de agosto de 2015

La pasión

La pasión se encuentra en todos nosotros. Durmiendo, esperando y, aunque no deseada, espontáneamente, se agita, abre sus mandíbulas y aúlla. La pasión nos habla y nos guía. La pasión nos gobierna a todos, y obedecemos. ¿Qué otra opción tenemos? La pasión es la fuente de nuestros mejores momentos. La alegría del amor, la claridad del odio y el éxtasis del dolor. Algunas veces duele más de lo que podemos soportar. Si pudiéramos vivir sin pasión, tal vez, nos gustaría conocer otra clase de paz. Pero estaríamos vacíos. Las habitaciones vacías, cerradas y húmedas. Sin pasión estaríamos realmente muertos.

6 comentarios:

  1. No tendría porque doler...pero siempre le da al clavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le doy al clavo, porque, desgraciadamente, y a veces, también duele, porque no es correspondida, ni se comparte con la misma intensidad por ambas partes...

      Ben Alí

      Eliminar
  2. Saludos Sr. Ben Ali
    Es mi sentir que ella nos sirve de musa, nos ciega, en ocasiones nos crea adicción, nos empuja, nos da vida y es tan necesaria. Y como usted dice "sin ella realmente estaríamos muertos".

    ResponderEliminar