viernes, 3 de enero de 2014

Marcas



Me gusta poner mi marca en su cuerpo. Quiero que muestre la evidencia de que yo estuve allí, que yo era su dueño. Cuando ella se va, quiero que sienta esas marcas sobre su carne y cuando ella las vea más tarde, le recuerden lo que hice con ella. En el caso, (poco probable) de que alguien más viera esas marcas, van a saber que su cuerpo había sido poseído.

Algunas veces, las marcas son recuerdos de un uso duro, moratones realizados por el azote de un látigo o los cortes con la cane. Marcas lívidas, virando lentamente de color rojo oscuro a púrpura e incluso, negro y azul, rayas que se encuentran con ronchas hinchadas y que ahora han desaparecido, pero mantienen la evidencia visual de lo que, cruelmente, sucedió sobre sus nalgas, muslos o vientre.

Puedes hacer marcas con la mano. El primer golpe fuerte deja una huella de la palma de la mano. No es duradera, ni tiene el delicado rubor que una “mano spanking” provoca. Más duraderas son las marcas de los dientes. Morder por placer sexual es toda una forma de arte, creo (el Conde Drácula pudiera estar de acuerdo). Morder con la fuerza suficiente, deja una impresión y una marca, con la fuerza necesaria para hacer daño, pero, sin llegar a herir. Estoy tentado a hacerla salir a la calle con un chupetón en el cuello, como un adolescente torpe y, tal vez, lo haga alguna vez, aunque ella se retorciera de vergüenza. (Por lo menos, eso espero).

Hay marcas más permanentes, las marcas de los piercings y tatuajes. Incluso, marcarla como en “La historia d’O.” Tal vez, hablemos de esto otro día. Pero, lo que me gusta más que nada es escribir una inscripción en su cuerpo. Su piel es tabla rasa, sobre la que puedo componer lo que yo quiera. La barra pintalabios puede embellecer hermosamente los pezones o los labios vaginales tanto como si fueran los de la boca, pero las palabras tienen un poder especial. Las palabras escritas con las llamadas plumas indelebles, en realidad, no duran mucho tiempo bajo la ducha, pero producen un buen efecto durante un día o dos. Tal vez, algún día escriba algo más, incluso un pequeño poema. Hasta ahora, solo he compuesto versos cortos. Por ejemplo, me gusta escribir mi nombre sobre ella (la última vez que lo hice, me las arreglé para escribir mal mi nombre sobre su vientre y no avergonzar a alguien que se enorgullece de su dominio del español. Mi única excusa era esa, que yo estaba tan abrumado con el deseo, de modo que mi mente consciente se me subió a la cabeza).

También, he escrito con tinta de color rojo brillante, declaraciones tan elementales como “Puta” y, en su trasero, un nombre sin par con el que la llamo cuando estamos jugando al “juego de la edad” y ella es mi hija y que no voy a decirtelo. Escribir “puta” o “zorra” sobre su cuerpo es, de alguna manera, tautológico, porque solamente una “puta” o una “zorra” te permitirían escribirlo en su cuerpo de una manera tan relevante. Pero, me gusta hacerlo. Sobre todo porque tengo la fantasía de que alguien más pudiera verlo y, por lo tanto, sé lo que es. O, incluso, que yo la ordenase que lo mostrase en público. Al ser descubierta, me da placer su vergüenza. Creo que ella tiene muchas posibilidades de que esto suceda. Una vez que salimos a cenar fuera, después de que yo lo hubiera escrito sobre ella y, en el restaurante, se desabotonó su camisa para mostrarme que lo que yo había escrito, justo encima de su pezón derecho, estaba todavía allí.

4 comentarios:

  1. Me encantan las marcas producidas por los azotes. Es otra forma de tener la presencia de mi Dueño en mí durante días, cuanto más duren mejor. Me gusta mirarlas al espejo y ver como con los días van cambiando su tonalidad, observarlas es para mi muy excitante.

    ResponderEliminar
  2. Me dan panico las marcas.. Tal vez, no me han enseñado a amarlas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué contraste entre tu comentario y el de marita. Con razón, las sumisas soy muy confusas....¡pero divinas!

      Feliz día

      Eliminar
  3. estoy con Marita, y no me importa lucir ciertas marcas que se hicieron en lugares bien visibles

    ResponderEliminar