domingo, 27 de noviembre de 2016

La economía emocional

¿Qué inspira a la magia que hay entre dos personas?

No existe una respuesta única. Los físicos persiguen su teoría del todo con pasión y vigor, pero incluso una ecuación que explique la existencia fundamental de todo, nunca resolverá el enigma de lo que hacen dos o más personas que interactúan positivamente, y de manera tal, que estimule el crecimiento. Cuando se trata de nuestros corazones, el conocimiento proviene de la experiencia y la experiencia puede ser tanto una bendición como una maldición. Habrá buenos tiempos y recuerdos maravillosos. Experiencias dolorosas y terminaciones horribles. Todas las facetas exploradas revelan diez más y la reflexiones y refracciones resultantes sólo pueden dar lugar a que nosotros profundicemos con más ahínco en nosotros mismos.

No existe un estándar para medir, ni leyes universales que estén de acuerdo, excepto los principios del sentido común e, incluso, los que a veces nos fallan.

Sin embargo, a veces me pregunto, si existe una economía de la interacción humana. Me parece que la constante, la verdad infalible sobre las relaciones es que las mejores se basan en una tasa saludable de intercambio. Las relaciones sanas que crecen, hace que los involucrados prosperen. Una relación no puede existir en la quietud. Algunas veces, debe moverse. Algo hay que dar. Algo hay que recibir. Al igual que los países que salpican a nuestro planeta, hay una gran cantidad de monedas: el amor, la empatía, la caricia, el sexo, por sólo nombrar unos pocos. Estas cosas tienen diferentes valores para personas diferentes.

Valoramos lo que sentimos que nos completa en el intercambio. Damos solamente lo que comprendemos. Estos valores diferentes, a menudo, se convierten en una babel de interacción emocional. Algunas veces, luchamos con la traducción.

¿Hay una moneda universal? La experiencia me dice que existe. Se llama respeto. No estoy hablando de los honores honoríficos o protocolos. Esos son otras formas de moneda. Lo que estoy hablando es muy básico. Una apreciación de una persona como él o ella sea. Un reconocimiento de su humanidad. Apreciando lo que ellos aportan. Es una fundación de validación. La única cosa que todos necesitamos, incluso, si nosotros no lo reconocemos directamente o comprendemos lo que hacemos.

¿Obvio? Puede ser. Seguro que algunas personas son ajenas. Para otras, creo que la idea de este respeto básico es un tipo de moral imperativa. Existe intrínsecamente en nuestro sentido de lo que es correcto o lo incorrecto en la comunidad. Aquí la dificultad es que cuánto más tiempo permanece en los pasillos del pensamiento arquetípico, podría pasar por alto y olvidar la expresión de ese respeto. Otras veces, estamos tan inmersos en nuestros propios requerimientos, que se nos olvida hacer entregas en las cuentas emocionales de nuestras parejas.

Comprender la necesidad de mostrar respeto, sin importar la forma que tome esa expresión, es particularmente importante en este estilo de vida. Gran parte de lo que hacemos – en casi todos los modos – derriba nuestras paredes y nos deja raídos y crudos nuestros corazones expuestos a los duros elementos de los cambios emocionales.

Y si mis pensamientos están en cualquier lugar del campo de fútbol, de ser correcto, la única cosa que podemos hacer, es mantener nuestro intercambio de respeto a la vanguardia de nuestros pensamientos y acciones.

Debemos seguir invirtiendo.

Respeta lo que tu pareja está dando, lo que él o ella se pueden estar sacrificando. Respeta las emociones que acompañan, el dolor soportado y la alegría expresada. Respeta las fundaciones muy humanas que subyacen en todo.

Lo más importante, expresarlo. En exceso. Porque en esta muy extraña economía emocional que traiciona las reglas de cualquier otro sistema, nuestro mejor camino hacia la riqueza emocional y la prosperidad, es dar más de lo que recibimos.

Por favor, tenga en cuenta que estos pensamientos sobre las relaciones en general y no están destinados a hacer frente a las relaciones de carácter abusivo o negligente. Gracias.

1 comentario:

  1. Una gran noticia su vuelta señor Ben Ali

    Anacoreta

    ResponderEliminar